Se ha producido un error en este gadget.

sigueme en facebook

21 jun. 2010

El rostro de Nefertiti jooooooooooooo pues de fea tiene un rato eh jij

Este es el resultado de la reconstrucción del rostro de Nefertiti que han realizado dos italianos tras meses de estudio. Según ellos este es el verdadero rostro que representa la belleza legendaria de la Reina del Nilo (1370-1330 a.C.)

 

 

 

 

 

 

 

 

Fueron necesarios 3.300 años de espera, de paciente contemplación, para poder ver el verdadero rostro que yace debajo de uno de los bustos más enigmáticos de los gobernantes del antiguo Egipto, la civilización que legó a la humanidad, además de las pirámides y el conocimiento de las estrellas, algunas de las bellezas prototipo que aún hoy apelan a la sensibilidad humana, entre ellas la de la reina Nefertiti.
Una tomografía axial computarizada (TAC) permitió observar por primera vez el interior del busto de la reina egipcia. El único intento de averiguar la apariencia real de Nefertiti se había llevado a cabo en 1992, pero para la época la tecnología de escaneo disponible no pudo llegar al fondo del busto.
El artista encargado de llevar a su reina a la eternidad, a los campos del recuerdo perpetuo, añadió una capa extra al busto de Nefertiti para adecuarlo a lo que en su momento se consideraba bello. Es por esto que la identidad real de la reina había permanecido oculta debajo del embrujo evidente de su rostro extra, por llamarlo de alguna forma.
El equipo de investigadores del Imaging Science Institute, con sede en Berlín, atribuyó este éxito a las mejoras en los TAC, puesto que hoy en día es posible obtener imágenes en tres dimensiones con mayor precisión que hace unos años, dijeron los científicos.
El busto, perdido en la arena de los tiempos del desierto egipcio, fue descubierto en 1912 por el explorador alemán Ludwig Borchardt. En 1924 fue por primera vez expuesto al público en el Neues Museum de Berlín, lo que desató una controversia entre los gobiernos de Alemania y Egipto, debido a la petición del segundo de repatriar la escultura de la que fue su reina de antaño.
Nerfetiti fue la esposa del faraón Akenatón, célebre por implantar el monoteísmo en el antiguo Egipto, y quien a su vez fue padre de Tutankamón, uno de los faraones cuyos restos mortales son un ícono de la dinastía de gobernantes que reinó a lo largo y ancho del Nilo hace miles de años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario